Despierta de Álvaro Sanz (y el día que mi vida despertó en Madrid)

El pasado puente de Diciembre lo pasé en Madrid. Mi chico vive y trabaja allí así que aproveché para estar con él durante esos días. Aunque, bueno, la escapadita también tenia otro motivo y era nuestra participación en la iniciativa Despierta. Esta maravillosa idea la tuvo el genial fotógrafo Álvaro Sanz, a quien conocí gracias a una de mis revistas favoritas Kireei Magazine (en otro post ya le dedicaré unas letras jejeje). Esta iniciativa consistía en despertar el domingo antes del amanecer para salir a la calle y retratarlo con la cámara. Enrolé a mi chico en la aventura, ya que también es un gran aficionado a la fotografía. La noche anterior, salimos a cenar con sus compis de piso y cuando les dijimos que nos ibamos a levantar a las 6 y media de la mañana, se quedaron con cara de póker y nos miraron como si fuésemos alienígenas. Pues eso que al día siguiente como dos alienígenas somnolientos amanecimos a.. ¡-5 GRADOS!; Y ahora es cuando más de uno volvéis a quedaros con cara de póker y pensáis: ¿Y de que se extraña si es Madrid?; Entonces es cuando yo os digo que soy valenciana y que la temperatura más bajita que solemos tener por estos lares es 8 o 9 grados. Bufff el reto fue difícil pero lo superamos. Y a las 7:oo horas ya estábamos por las calles dormidas de Madrid. De verdad que me impresionó ver como una ciudad que hace unas horas estaba tan despierta que parecía que nada podía callar su ruido, se alzase tan serena y calma. Hice la foto, participé en esta iniciativa y mi mayor premio fue ese momento, estar ahí con una de las personas más importantes de mi vida y reencontrarme con mi cámara que hacía meses que no sacaba a pasear. Valió muchísimo la pena despertar y saber que no estábamos solos, sino que cientos de personas de todas las partes del mundo estaban en ese mismo instante, despertando con la calidez del amanecer. Tanto me llegó ese despertar que al llegar a casa después de nuestro festín de fotos, escribí esto…

       Los ojos son ventanas por los que la vida va y viene

       Ellos saben escribirla mejor que cualquier pluma

       Al abrirlos, ella se reinicia todos los días como los amaneceres que le debo

       Yo he sido una ilusa por querer taparlos con cortinas de pereza y desencanto

       Hoy vivo el despertar de una ciudad de color gris asfalto que me hiela las manos pero me calienta el ánimo

     Hoy ella vive el despertar de una chica de color melancolía que por fin sabe que la vida se cuenta en  momentos o tal vez en amaneceres.

Y tras estas letras, cómo no, una selección de las fotos de mi despertar y del post-despertar…

 

 

¡Feliz día y Fin de Semana!

:)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>